22 mayo, 2018

MET BALL 2018 RED CARPET. El cielo y el infierno en la tierra II parte

MET BALL 2018, RED CARPET. El cielo y el infierno están en la tierra.


Me vais a costar que mi karma se reencarne en piedra metamórfica, pero todo sea por vosotras. Si me pedís despelleje, pues despelleje tendréis.
No son todas las que están pero si están todas las que son un “eso no se hace niña”.
Volviendo al hilo del último post yo entiendo que pueden hacerte una faena al invitarte a un sarao de tal envergadura, porque si ya nos rompemos la cabeza con el estilismo para ir a la boda de la prima Sonsoles no te quiero decir nada si recibes LA LLAMADA -qué ríete tú del musical de los Javis, esto sí seria una llamada en mayúsculas-, ir al MET, y aunque podamos soñar con codearnos con la flor y nata del famoseo internacional a mí personalmente no me harían más daño ni con vudú. No vale ir mona, tienes que ir espectacular, y ¿de dónde sacas un vestido/traje espectacular? Si tienes un amigo diseñador pues le pides el favor, y si no es así, pues a tirar de VISA, y la mía no está para esos dispendios.

Glamour
Alessandro Michelle, Lana del Rey y Jared Letto vestidos de Gucci, MET ball 2018


En fin que supongo que si tienes la, llamémosla, suerte y te invitan al MET no tendrás esos problemas de persona de la calle, sin embargo yo sigo pensando como personita que no le invitan ni al metro, mentalidad de pueblo pequeño, supongo.


Los hombres de mi vida.


Este año no me estoy metiendo con los hombres, no porque vayan todos cual pincel de Goya, no, es que no me da el teclado para destilar tanto veneno, pero hay excepciones y necesito comentar este estilismo.


Yo soy original porque soy artista.
Supongo que el buen hombrecillo es artista, yo como soy incultivada cual patata del Orinoco pues no conozco al bueno de Christian, aunque parece que es lo normal, es el tercer hijo de Puff Diddy, y acaba de convertirse en rapero, además fue participante del desfile millenial de Dolce & Gabanna. Hechas las presentaciones os paso con el modelito en cuestión.

Chrstian Combs de Dolce & Gabanna.

No sé por dónde comenzar, y es que el estilismo, igual, en la pasarela estaba bien, es muy Dolce & Gabanna, puede que las prendas por separado fuesen ideales -os confieso que yo esa chaqueta me la pondría con los ojos cerrados, pero con un estilismo sobrio, que bastante dorado tiene como para juntar algo más- sin embargo todo junto es demasiado para la retina de una persona normal, una chaqueta que parece el manto bordado de una virgen, unos pantalones bordados, a conjunto con los slippers, un chaleco brocado, y para culminar una corona. Yo, que los estilistas profesionales me perdonen, pero es que no veo la religión católica por ningún sitio, ¿por la cruz bordada en el pecho tal vez?

The Telegraph
Christian Combo vestido de Dolce & Gabanna, MET ball 2018


Se ve que el buen hombre no se podía conformar con llevar un detalle como Trevor Noah vestido de Balmain, con una mega-cruz de perlas bordada en uno de los hombros. Hijo ¿con eso no tenías suficiente?

Vogue
Trevor Noah vestido de Balmain, MET ball 2018



El poder de los complementos.

Cuánto daño puede hacer un complemento mal puesto, tanto que puede hacete estremecer.


Ariadna Grande de Vera Wang.

Comienzo diciendo que el corte del vestido me da un poco de pereza, y es que tanto volumen me cansa, y me recuerda a las princesas Disney , y ya con el lazo en la cabeza remata. ¿Era necesario? De verdad ¿era necesario? Puede que llevar un lazo en el pelo sea una de tus señas de identidad, que yo no me meto con eso, pero ¿de ese calibre?¿De verdad que era necesario?
El vestido, por muchos angelitos del cielo que tenga, no es que me vuelva loca, pero tendría un pase, pero es que el lazo me puede, a la hoguera con él.


Popsugar
Ariana Grande vestida de Vera Wang, MET ball 2018




Cuestion de silueta.

Ignorante de mi pienso que si una casa de modas de relumbrón te propone vestirte para una gala de este calibre, pues que adaptará sus patrones a tu silueta, y así te sacará el mejor partido, pues amigas mías, yo creo que hay algunos que no mueven ni un dobladillo, o eso es lo que me parece a mí cuando ves semejantes herejías.


Salma Hayek de Altuzarra.

No lo entiendo, si la mujer está como un cañón, y es guapa a rabiar ¿por qué se empeña en ponerse todos los modelos que le quedan como a un santo dos pistolas?
El vestido es bonito, una alegoría del jardín del Edén, con lentejuela, con lo que me gusta a mí, pero es que este vestido aumenta la sensación de pechos grandes, tanto que parece que tiene las caderas pequeñas. Estoy segura que dentro del conglomerado de marcas de lujo del marido hay algún patrón que haga que Salma brille, solo queda encontrarlo.

Vogue
Salma Hayek vestida de Altuzarra, MET ball 2018


Sofia Coppola de Marc Jacobs.

Partiendo de la base que esta buena mujer es, digamos, minimalista, pues lo de ir de virgen de gala en Semana Santa no le iba mucho, pero siempre está la estética monacal bien hecha, que esa especie de combinación de me visto deprisa no sé yo si casaría en algún evento.
El top ancho al ir por fuera consigue que no se aprecie la cintura de Sofía y si le sumamos una falda con volumen pues qué queréis que os diga que no veo ni catolicismo ni que ese estilismo le vaya a su silueta.

Vogue
Sofía Coppola vestida de Marc Jacobs MET ball 2018


No digo yo que lo de ir de monja fashion sea fácil, que la buena de Greta Gerwing vestida de The Row lo intentó, según las fotografías parecía un cardenal de la de tela que tenía el vestido pero sin duda lo prefiero al de Sofía.

Vogue
Greta Gerwing vestida de The Row, MET ball 2018


No, no y mil veces no.

Hay estilismo que deberían considerarse herejías en nombre de Coco, Dior y Givenchy.


La troupe de Vacarello para Saint Laurent.

Puede que no fuesen con la temática de la gala, que soy yo la Wintour y los excomulgo, pero bueno Kate Moss, Ana Rubik, y Amber Velleta iban guapas -son las tres del centro-, puede que con un estilismo más acorde con irte de fiesta con las amigas que en una gala de etiqueta, pero bueno lo pasaremos por algo, sin embargo Jamie Bouchert, Charlotte Gainsbourg, Charlotte Casiraghi y Mica Argañaraz, ufff es que no sé que decir de ellas.

Just Jared
Troupe vestidas de Anthony Vacarello para Saint Laurent, MET ball 2018



Vogue
Jamie Bouchert vestida de Saint Laurent, MET ball 2018
Hola
Carlota Casiraghi vestida de Saint Laurent, MET ball 2018

Las hechuras de los vestidos no se adaptaban a sus siluetas, vamos que parecía que tal cual habían sacado los modelos de la bolsa se los habían puesto, sin retoques ni nada, a lo pret-a-porter, y luego está el tema de las botas de la Frank Moster, que no eran necesarias en absoluto, podían haberse ahorrado hasta el diseñarlas. Es que me chirría todo al ver estos estilismos, brrrrrr.


Marjorie Harvey de Dolce & Gabanna.

Es que no estoy ganando para sustos con esta gala, eso no se le puede hacer a mi corazoncito de gente normal, que no es necesario hacerme sufrir así.
Creo que la mejor crítica constructiva que puedo hacer a esta amalgama de cruces es pedir que se haga una cruzada para acabar con semejante estilismo. No se salvan ni las rosas rojas

Famous Fix
Marjorie Harvey vestida de Dolce & Gabanna, MET ball 2018

Rosewood Hotel
Marjorie Harvey vestida de Dolce & Gabanna, MET ball 2018


Bueno pues mañana lo mejor de la gala del Met, y si seguís con ganas de despelleje os propongo uno muy Real, la de la boda del año. Puede que mis crónicas fashion-sociales no sean las más rápidas pero serán las más divertidas ;P


16 mayo, 2018

GALA DEL MET, ALFOMBRA ROJA. El cielo y el infierno en la tierra.

MET BALL 2018, RED CARPET. El cielo y el infierno están en la tierra.


Por petición popular aquí está la ración de despelleje que os debía, la gala del MET.
A estas alturas de la película está todo el pescado vendido, y seguramente ya habrá salido un reportaje de los modelitos de las asistentes hasta en el Lecturas, por lo que no habrá nada que no hayáis visto antes, o igual sí, que normalmente sacan cinco estilismos, los más sorprendentes y que más memes han generado, y se ventilan el asunto de un plumazo, con la de jugo que se puede sacar de un fiestón como este, ains que poca ganas de crítica constructiva tienen algunos.

Vogue
Rihana vestida de Versace, MET Ball 2018


Vamos a comenzar por el principio, y es que esta gala se viene celebrando desde 1.948, desde que la cabecita pensante de la socialité Eleanor Lambert convocó lo que en su día llamó “Costume Institute Gala”, y ¿qué quería esta buena mujer con tan magno evento? Pues pasta, fundamentalmente y es que todo el dinero que se recauda es para el departamento de moda del MET, básicamente es su presupuesto anual, y con ese dinero organiza la misma exposición financia publicaciones y conferencias.
En 1.995 recogió el testigo de la organización Vogue USA, lo que equivale a decir que la que maneja el cotarro desde entonces es Ana Wintour, todopoderosa editora jefe de Vogue, y fue ahí cuando la cosa se puso interesante, y convirtió esta gala en los Oscar de la Costa Este.
Missy ¿qué hay que hacer para asistir a la gala? Pues romper la pana en el mundo, al nivel de Beyoncé o Madonna y que una de las marcas de ropa se alíe contigo para hacerle publicidad, o pagar, que en el mundo hay muchas cosas que se consiguen pagando, y esta es una de ellas, el cubierto cuesta entre 25.000 $ los de andar por casa, hasta los 275.000 $, los asientos al lado de diseñadores, actores y modelos de talla mundial. Hay muy pocas localidades individuales y la mayor parte de las mesas las compran grandes empresas.
Y no contentos con todo esto aún hay un obstáculo más para poder ir a esta gala y es la terrorífica Ana Wintour, si ella no te da el visto bueno no hay talonario que valga.
Normalmente hay sobre unos 600-700 asistentes repartidos en unas 65 mesas, y con la tontería se recaudan unos 12 millones de dólares, ahí es nada.
Cada año es temático, según la exposición que se inaugura con la gala, y este año le ha tocado a la religión católica y su relación con el mundo de la moda. A un evento así Madonna tenía que asistir, y tenía que vestir de Jean Paul Gautier, además tenía que ser una de las protagonistas, aunque a mí personalmente me ha defraudado un poco el estilismo, me esperaba mucho más de ella.

Popsugar
Madonna vestida de Jean Paul Gautier, MET ball 2018


Es que tanta cosa encima no hacía falta, una mantilla tipo red de pescador, una corona hecha de cruces -sorprendentemente lo que más me gusta del estilismo-, unas trenzas tipo boxeadora, una falda que sale de la cadera pero hay un algo extraño que aparece por la cintura y se mete por debajo de la falda, la cruz transparente en el pecho, yo no sé vosotras pero yo ando ya mareada.
De todas formas reconozcamos que Madonna es como Anna dello Russo, van a otro ritmo y tienen una visión de su imagen muy concreta, y hay que alabarles lo fieles a sí mismas que son, así que aunque a mí no me gustó nada OLÉ SUS OVARIOS POR IR COMO DE SALIÓ DE LOS MISMOS.

Supongo que no tiene que ser sencillo vestir de acuerdo con el tema de las exposiciones, que si China, que si el futuro y las máquinas, que si el punk, y ahora a vestirse como santos o vírgenes, que digo yo que si te gastas el dineral que vale el cubierto igual no te queda para una costumización de un vestido que te ha costado el otro riñón que te quedaba.
En fin que en el despelleje de hoy no me meteré con aquellas que prefirieron ir monas pero pasando del tema del evento, que las pobres bastante tendrían con buscar modelito mono, que les entrase dentro del presupuesto, que les quedase bien, que el maquillaje y la peluquería fuesen acertados, como para plantarse una corona de virgen napolitana y eso ¿dónde se consigue? No seré demasiado cruel, que mi karma aún no se ha recuperado del los Oscar de este año, y a este paso no consigo reencarnarme ni en lombriz come-tierra.

Chapa y pintura. El maquillaje de las estrellas.

No me gusta nada el maquillaje que algunas conspicuas llevan y que pretenden simular que no van casi maquilladas, esos tonos marrones suelen conseguir que tengan cara de cansadas, pero no sé que es peor eso o que te maquillen y parezcas una muñeca pepona. En difícil tesitura me han puesto.

Emilia Clarke de Dolce & Gabanna.

Puede que ese escote no sea el más mejor para ese vestido y para esa actriz, pero funciona, y esa corona le da un aire de icono ortodoxo muy interesante, sin embargo ¿hacía falta ese colorete a lo flamenco de Doñana? Mira que yo soy blanca cual luz de supermercado y me gusta más un colorete y un iluminador que a un tonto un lápiz, pero vamos que de darte un aspecto de fresca lozanía a parecer que tienes siete años y le has robado el maquillaje a tu madre hay un trecho, y mano de un experto estilista. ¿Le caería mal la pobre chiquilla a quien le puso semejantes colores en la cara?
Con lo bien que están los labios, con la sonrisa tan estupenda que lleva la buena mujer y esos coloretes..... brrrr escalofríos me entran.

FAshionsizzle
Emilia Clarke vestida de Dolce & Gabanna, MET ball 2018

Alicia Vikander de Louis Vuitton.

Alicia, querida, y si pones un poco de rosa en tu vida ¿te pasaría algo malo? Yo que siempre he odiado el color rosa porque todo lo de las niñas era del mismo color y yo reivindicaba la diversidad cromática, incluso yo me he reconciliado con el rosa y acepto que si me queda bien, pues habrá que utilizarlo ¿Qué te pasa Alicia que siempre vas maquillada de marrón? Y es que esta chica es guapa aunque ese color mortecino hace que no brille, es que la veo sombría y cansada, igual como iba de monja/obispo fashion pensaron que un look de contención le sentaría bien -que yo no es por nada pero me recuerda más a Jakie Kennedy que a un obispo, pero una es de pueblo y no ha visto un obispo más que en la tele y puede que tengan ese aspecto-.
Alicia, chica, anímate y dale color a tu cara que eso es alegría, bueno, no le des tanto como la buena de Emilia o acabaremos mal, que los extremos no son buenos, con un poco de rubor virginal y un brillito rosado en los labios ya lo tenemos hecho.



No me meteré con la mini-capa que lleva que hace que su hombros parezcan más anchos que sus caderas y me hace que clame por una falda con algo de vuelo para compensar, vamos, un poco más como Rooney Mara de Givenchy. No, no, no señor, no caeré en la tentación de criticarla más allá del maquillaje. Lo he prometido.

Vanity Fair
Rooney Mara vestida de Givenchy, MET ball 2018

El poder de los complementos.

En la gala del MET son imprescindibles los complementos, y más hablando de religión católica, que una buena aureola hace que un vestido de noche pase a hacete parecer un angelito del cielo, como Rosie Hountigton-Whiteley que con un vestido de Ralph Lauren que tiene de católico el dorado de la tela, le pones esa corona cual santo de iglesia y voilà, una aparición mariana podría ser, un poco descarada pero al fin y al cabo virgen.

Vogue
Rosie Huntigton-Whiteley vestida de Ralph Lauren, MET ball 2018

Sarah Jessica Parker de Dolce & Gabanna.

Con lo fácil que parecía viendo a Amber Head vestida de Carolina Herrera, un buen vestido con un corte limpio y un halo celestial, hala ya vas según manda la Wintour, pues hay algunas que de tanto que han estudiado el tema del catolicismo parecían un puesto de la feria.

Vogue
Amber Head vestida de Carolina Herrera, MET ball 2018


Sarah Jessica Parker, la Saritísima de USA suele currarse mucho los estilismos, y siempre va acorde con el tema que propone la todopoderosa Ana, y de tanto que se esmera este año se ha puesto un belén napolitano en la cabeza.
Esto no lo sabía yo, pero quien tiene un amigo tiene un tesoro y mi amiga Marian me contó que una de las cosas por las que se conoce Napoles es por sus belenes, así que la buena de Sarah tuvo buena idea, Italia, Dolce & Gabanna, religión, cruces, dorado, corazones, sin embargo ¿es que no podías llevar otra cosa en la cabeza? Qué sé yo, unos corazones aseatedos en una aureola, algo un poco más discreto que una cosa es que lo excesivo se permita en una noche como en la gala de MET y otra que parezcas un costalero sevillano.

Vogue
Sarah Jessica PArker vestida de Dolce & Gabanna, MET ball 2018


No hablaré de la cara que ponía la pobre Saritísima y de los ojos azules que le pintaron, que no quiero ser mala, y espero salir de esta con el karma poco dañado.


Jenelle Monae de Marc Jacobs.

A este paso no me van a quedar palabras para tanto halo, ¿se le puede llamar halo a esto? Es como las alas de sombrero que se llevaban hace mucho tiempo para taparse del sol, que había gente que las llevaba con mucho glamour como Grace Kelly en Atrapa a un ladrón, y hay quien no supera la prueba. En este caso yo es que no le veo el glamour por ninguna parte, y es que esas hombreras, ese vestido que parece el que llevaron los del grupo The Hives en el Low Festival de 2017, es que de verdad que me quedo sin palabras para describir esta reinterpretación de los santos apostólicos, y además ¿era necesario? En serio, ¿era necesario? Yo por más que me lo digan no me recuerda a un santo, me recuerda a una millonaria con poco gusto en Saint Tropez durante los '80.

Vogue
Jenelle Monae vestida de Marc Jacobs, MET ball 2018

No, no y mil veces no.

Hay estilismo que no deberían permitirse, es más, permitirse no deberían -como dirían Hernández y Fernández de Tintín-. Penados con excomunión en la iglesia de Dior tendrían que estar, no digo más.


Solange Knowles de Iris van Herpen.

La hermanísima de Beyoncé suele ser alabada por el riesgo que corre en esto del fashionismo, aunque hay veces que no es necesario tanto riesgo, que con ese pañuelo a lo manto divino, y esa aureola no hacía falta esas botas de latex, esas perneras a lo muñeco Michelline, vamos que me recuerda más a los modelitos de Pandemonia que a una virgen, o si me apuras a uno de los personajes de Dune, y es que el latex tipo dominatrix y la iglesia no es que casen mucho, llamadme cateta, o corta de miras, pero yo no lo veo.

Vogue
Solange vestida de Iris van Herpen, MET ball 2018

Cardi B y Jeremy Scott de Moschino.

Puede que el modelito de Rihanna parezca excesivo, y puede que no nos lo pondríamos ni para disfrazarnos en carnavales pero la buena mujer se lo curró y fue muy original. No me atrevería a ponerla en la lista de “necesita mejorar”, y más después de ver el estilismo de Cardi B, pero tampoco me da la vida para ponerla en la lista de “progresa adecuadamente”, yo le hubiese hecho dos correcciones para que mis ojos echasen chiribitas de amor fashionil.
Volviendo a Cardi B, supongo yo que la buena mujer y Jeremy querían que pareciese una virgen opulenta, de las que salen a pasear en Semana Santa, con su mejor manto bordado en plata y oro, pero entre la tiara que parece made in Bollywood, la sobre-falda, la raja, el choker, la melena a lo leona desatada, los guantes, uffff yo es que veo un exceso de información completamente innecesaria, que ríete tú de Rihanna y de la de kilos de perlas que llevaba encima, que iba hasta recatada al lado de Cardi.
No, no, y mil millones de noes. Grrrr no me dan los ojos para ver tanta cosa junta.

Vogue
Cardi B y Jeremy Scott vestios de Moschino, MET ball 2018


No os penséis que no me queda veneno para más, que en el tintero hay otras cinco advenedizas que tendrían que haber hecho experimentos con gaseosa en vez de con los vestidos, pero por hoy ya hay bastante, si aún no tenéis suficiente despelleje hacédmelo saber y continúo con la lista, si como yo tenéis el karma en el límite del bien y el mal el próximo post será de las cinco más mejores del MET. Espero vuestras noticias.




09 mayo, 2018

Clon fashion. LAS UGLY SNEAKERS DE BALENCIAGA, Y LAS BOTAS GLITTER DE CHANEL vs ZARA.

Clon fashion. LAS DEPORTIVAS TRIPLE S DE BALENCIAGA Y LAS BOTAS GLITTER DE CHANEL vs. ZARA.


Hacía ya tiempo que no me prodigaba en esto de buscar clones, y es que ando un poco perdida, con esto de no darme tiempo para hacer un buen post sobre tendencias hace que tenga las prendas de esta temporada menos vistas y me cuesta más jugar a las coincidencias sospechosas.
La verdad es que no estaba segura de si hacer este post o lanzarme a una disección creativa sobre la alfombra roja de la gala del MET, que un buen despelleje siempre anima mucho estos días tontos de lluvia que nos está haciendo. De todas formas he decidido ser un poco menos ambiciosa y comenzar mi regreso -espero que a publicaciones más asiduas- con algo más pequeño, pero que alegra igualmente nuestros corazones, esos clones escondidos que algunas veces ni con los precios low cost nos compraríamos, pero queda la mar de bien saber de dónde vienen y reír para nuestros adentros cuando alguna incauta los lleva por la calle, y te entran ganas de decirle “eso que llevas, querida, es una clara referencia a las deportivas de hombre que realizó Demna Gvasalia para Balenciaga y que han causado furor entre las conspicuas en el sector, y es que el calzado ugly se extiende muy rápido ¿no te parece?”, lo de llamar querida a la pobre incauta es muy de aristócrata inglés y le da un punto de desdén muy propio para unas entendidas como nosotras.

Vogue
Desdile hombre de Balenciaga, FW 2017-2018

El primer clon seguro que lo habéis leído en otros blogs o revistas, y es que el que Zara ha hecho de las deportivas más extrañas jamás creadas, y mira que en los '90 hubo algunas para estudiar, pero las Triple S de Balenciaga es para darle de comer a parte.
Que si las ves así sin contexto, con el fondo blanco parecen un poco enormes pero no se dimensiona bien lo inmensas que son, esa suela es megalítica.
Yo por mucho que las vea en el street style sigo sin visualizarme con ellas en mi día a día, y os aseguro que ahora mismo las deportivas son como la funda de mis pies, ufff pero mi imaginación no da para verme con ellas.



Deportivas triple S, Balenciaga
Deportivas piso ancho, Zara 39,95 €


No es una compra que yo haría, o recomendaría, y es que algo tan extremo cuando le quitas el contexto pierde toda la gracia, no os quiero ni contar lo que pensaríamos de nosotras mismas dentro de 5 años al ver fotos nuestras con semejantes plataformas plásticas. Pensar no quiero.

The Sun

El segundo clon de hoy puede que se trate de un clon psicofonía, que me parezca a mí que se parecen y que en realidad se parezca más a otro diseño de otra firma, o pero aún, no se parezca a nada conocido.
Son unas botas bajas de Zara, con purpurina plateada, que al verlas me llevaron al desfile de Chanel, y a todas las modernas de turno con las dichosas botas inundando París de purpurina -bueno las botas de Chanel no irán perdiendo purpurina como el resto ¿verdad?-.

Vogue
Desfile de Chanel, FW 2017-2018

Si las miras con detenimiento tienen unas cuantas diferencias, la primera es que la de Zara carece de la puntera negra de charol de las de Chanel y de la forma cuadrada de ésta, y es que las “to güenas” son una revisión más del salón slingback. Otra diferencia es la altura de la caña, y el ribete negro de las originales, sin embargo lo que me alucina es la calidad de la purpurina utilizada, puede que no sea la calidad, puede que sea el color en sí, pero es que la de Chanel se ve rebozada en purpurina, que no cabe un copo más de purpurina, y la de Zara es como si tuviese una fina capa de algo de brilli brilli.

Botas glitter, Chanel FW 2017-2018 aproximadamente 1.330 €
Botín tacón glitter, 49,95 €


Aunque, amigas, cuando las ves por separado yo no puedo dejar de pensar en Chanel cuando veo las de Zara ¿os pasa lo mismo?

Style du monde
Paris fashion week, marzo 2017













Por ahora os dejo, que no conviene abusar, sin embargo antes de dejaros os pregunto ¿queréis un poco de crítica constructiva sobre el MET? ¿Algo así como los cinco más mejores, y los cinco más peores?
Queda pendiente hacer la cuenta de Instagram con los collages del blog ¿alguna idea para el nombre de la cuenta?



26 abril, 2018

SARAO Y SIN NADA QUE PONERME. SOLUCIONES RÁPIDAS ¿Qué me pongo?

SARAO A LA VISTA. ¿Qué me pongo?

No estoy muy segura si a alguna de las presentes les habrá pasado igual que a las famosas, que parece que paren y en ese preciso instante todo vuelve a su sitio, no hay rastro de los meses anteriores, de la barriguilla ni de nada, están tan estupendas como siempre. Bueno pues ese no es mi caso, yo sigo sin entrar en algunos pantalones de mi vida anterior, y los pobres siguen en el atillo, y de vez en cuando me miran con nostalgia, y yo también los miro con ojos golosones, pero por mucho que lo intente sigue sin subir la cremallera.
En esos momentos se me viene todo encima y parece que pasa un nubarrón de tormenta por Villa Jolgorio, ains que he dejado de ser yo, ains este no es mi cuerpo, ains que no tengo nada que ponerme -os aseguro que esto último es una completa trola y es que mi yo dramático es muy dramático-, bueno os podéis imaginar la escena.
Puede que mi caso sea un poco exagerado, ya os he dicho que tengo ramalazos de diva del cine clásico, sin embargo que tire la primera piedra quien en algún momento no se ha sentido así, ya sea por un embarazo, ya sea por haber engordado después de unas Navidades épicas, la cuestión es que todos hemos tenido un momento de no-tengo-nada-que-ponerme, y se nos nubla el juicio y no nos damos cuenta que la solución más sencilla es la mejor.

Diario de una volátil de Agustina Guerrero



TODO AL NEGRO. La mayoría de nosotras tenemos unos pantalones negros y una camisa negra, o un vestido negro, prendas comodín que nos sientan bien y que nos hacen sentir bien. El vestir toda de negro puede parecer muy de soltera entrada en años del siglo XIX, nada más lejos de la realidad, el vestir de un solo color hace que nuestra silueta se vea más alargada y
Lo bueno del negro es que adelgaza visualmente y sienta muy bien cuando tienes un sarao, lo puedes llevar al terreno que tú quieras y adaptarlo a tu estilo y al evento al que vas.


Todo al negro. Combinado con colores vivos.
Cuando no nos sentimos bien con nuestra figura tendemos a enmascararla con prendas sueltas y, casi siempre, sin una forma definida. Mal, eso no nos favorece, suele hacer que parezcamos más anchas, así que el fashioconsejo de hoy es que lo mejor que podemos hacer es meter la camisa por dentro del pantalón, para que se intuya algo la cintura.

Después es tan sencillo como introducir complementos con colores vivos, un bolso pequeño, que eso viste mucho, y algo de bisutería y voilà perfectas con ropa que puede ser de vestir todos los días. 

Blusa escote pico, Violeta by Mango 19,99 € -tallas desde la S hasta la XXL-
Pantalón tobillero, H&M 24,99 € -tallas desde la 32 hasta la 50-
Sandalias satén, H&M 29,99 ∂ -tacón de 8 cm-
Pendientes piedra y brillos, Zara 12,95 € 
Clutch cierre perlas, Paco Martínez 19,99 € -medidas 13x 21x 4,5 cm- 


Todo al negro. Combinado con colores metalizados.
Puede que no nos guste, puede que nos horrorice, pero el chandalerismo de lujo está de moda, y podemos sacarle partido si sabemos cómo y nos atrevemos.
Unos pantalones con la cintura elástica pueden parecer la opción menos acertada para un evento, sin embargo con un top con algún detalle más arreglado, como este que tiene encaje, y combinado con complementos metalizados podemos ir casi a cualquier sitio.

Recordad que mejor la blusa por dentro, pero solo si os sentís a gusto y os veis guapas, que los fashioconsejos no son leyes y no hace falta cumplirlos.

Blusa panel encaje, Violeta by Mango 39,99 € -tallas desde la S hasta la XXL-
Pantalones cintura jogger, Zara 19,95 € -tallas desde la XS hasta la XXL-
Sandalias piel doradas, Mango 49,99 € -tacón de 7,5 cm-
Clutch resina rayas negro, Paco Martinez 25,99 € 
Pendinetes green Dream,  Bijou Brigitte 12,95 €



Todo al negro. Arregla pero informal.
No únicamente de pantalones vive la fashionista, también podemos ir con vestidos, y si nuestro sarao es una especie de ir-mona-pero-sin-pasarse pues nada mejor que combinar nuestro vestidito negro -el largo por la rodilla sirve igual para un roto que para un descosido- con complementos de rafia/mimbre/esparto, y siempre mejor que el bolso sea pequeño y cuqui, eso si nos lo permite nuestra vida que hay veces que parece que tenemos que llevarnos media casa para sobrevivir a según qué momentos de la existencia, y unos tacones no muy altos y las más monas de la fiesta y las más originales, seguro.

Vestido vuelo tirantes, Violeta by Mango 39,99 € -tallas desde S la hasta la XXL, ahora disponibles en web solo la XL y XXL-
Sandalia con el tacón cuadrado, H&M 34,99 € -tacón 5,5 cm-
Bandolera hexagonal, Zara 22, 95 € -medidas 17 X19 x7 cm - 
Diadema tipo rafia y cinta, Zara 12,95 € -clon de las que utilizó Josep Font en el último desfile de DelPozo-



Todo al negro. De todo menos convencional.
Hay mucha gente que pensará que ir de negro es muy aburrido, que no hay nada de interesante vistiendo como una cucaracha, que si esto que si aquello. Pues todos esos se equivocan, un vestido negro es tan camaleónico como nosotras queramos que sea.
Este vestido lo podemos llevar con unas cuñas de esparto un capazo de los que se llevan en verano e iremos genial para ir de cervezas, con unas sandalias planas y un bolsito de abalorios de colores -como los de Susan Alexandra que os enseñe en el último post de clones, hace mil años- pues vamos geniales para cualquier plan informal, el mismo vestido con unos tacones infinitos y un bolsito con brilli-brilli nos permite ir a una fiesta de alto copete.
Como me gusta arriesgar yo optaría por llevar una diadema al estilo romano -post del 13 de octubre de 2013 parecía que no se llevarían y aún siguen con nosotras, si es que tengo un ojo estratégico...-, es algo poco convencional y que le dará un punto arriesgado al conjunto, lo bueno es que si no somos tan arriesgadas nos la ponemos como una diadema normal y con un peinado un poco mono nadie nos hará sombra.

Vestido largo satén, H&M 49,99 € -tallas desde la 32 hasta la 46, agotado en web a partir de la 40
Clutch glitter multicolor, Paco Martínez 19,99 € -medidas 13 x21 x5 cm-
Sandalias tacón contraste, Violeta by Mango 39,99 € -tacón de 3,5 cm-

Sandalias satinadas lazo, Violeta by Mango 49,99 € -tacón de 8 cm, se puede llevar con las cintas anudadas al tobillo o solo con la pulsera del zapato-
Diadema cristales facetados, Mango 19,99 €



Complementos intercambiables.

No lo puedo evitar, y es que soy de la firme creencia que un look básico con los complementos adecuados te puede llevar hasta el infinito y más allá. Si con tan solo cambiar los zapatos ya cambia por completo el estilismo, como muestra un botón.

Blusa escote pico, Violeta by Mango 19,99 € -tallas desde la S hasta la XXL-
Pantalón tobillero, H&M 24,99 € -tallas desde la 32 hasta la 50-
Pendientes green Dream,  Bijou Brigitte 12,95 €
Bandolera hexagonal, Zara 22, 95 € -medidas 17 X19 x7 cm -
Sandalias satinadas lazo, Violeta by Mango 49,99 € -tacón de 8 cm, se puede llevar con las cintas anudadas al tobillo o solo con la pulsera del zapato-

Sandalias piel doradas, Mango 49,99 € -tacón de 7,5 cm-


Espero que os haya servido de inspiración para los eventos de esta primavera repleta de celebraciones, por que ir a tomar algo con los amigos también lo podemos considerar como celebración ¿verdad?


20 abril, 2018

INVITADA A UN SARAO DANDO EL PECHO. ¿Qué me pongo?

INVITADA A UNA BODA DANDO EL PECHO. ¿Qué me pongo?

No sé si alguna de las presentes se ha visto en esa tesitura, pero es un marrón.
Actualmente hay bastantes opciones si te invitan a un evento de relumbre y estás embarazada, sin embargo después de dar a luz hay un vacío legal. ¿Qué pasa si estás dando el pecho? ¿Qué vestido me pongo? ¿Qué opciones tengo?
Bueno siempre está el socorrido wrap dress tipo Diane von Fustemberg, original o no. De todas formas las tiendas low cost están comenzando a ver que ese es un público que aún no han explotado, y yo les animaría a que hiciesen más modelos de una calidad medio decente, que están dejando escapar una oportunidad de oro de tener buena imagen -eso de promover la conciliación de la maternidad con la vida actual está muy bien visto, y poder vestir de forma trendy mientras das el pecho puede ser un poco duro-, y se están perdiendo unas cuantas ventas.
Dicho esto vamos al lío.

Diario de una Volátil de Agustina Guerrero


Boda de amigos, bebé tragón y mamá que da el pecho, parece una ecuación un poco difícil porque la mayor parte de los vestidos no están pensados para poder sacarte un pecho con facilidad, de todas formas hay algunas alternativas en el mercado.
Además hay algunos puntos a tener en cuenta:
Los tacones, mejor que no sean muy altos, o que sean anchos, así te permitirán poder llevarlo en brazos, si fuese necesario, sin que peligre tu verticalidad y tu reputación de mujer glamourosa.
Cuidado con los complementos, yo no sé el resto de niños del mundo pero mi bichito es ver un brillo y perder los papeles.
Ahora con los consejo de Missy claros ¿vamos al lío?

Encaje y plata.

Este vestido tiene la parte superior de encaje, y eso le da un punto de glamour, además al ser de un color pastel puedes darle un punto dulce quedándote en la gama de los colores suaves, o puedes ser un poco más rompedora combinándolo con colores más intensos.
Como tiene el cuello cerrado yo optaría por unos pendientes vistosos, y así atraeríamos miradas a la cara, y eso siempre viene bien que nos miren a la cara, eso si hay que tener cuidado con el bichito en cuestión para no acabar con la oreja partida por un estirón juguetón de nuestro vástago.
Unos zapatos metalizados, estos no tienen mucho tacón y eso nos permite que este verano los podamos llevar para cualquier ocasión, y solo faltaría un bolso, este se pude colgar al hombro o a modo de bandolera, es morado, el color del año, y combina muy fácil con azules -sí con el azul de los vaqueros también-. Sin muchas complicaciones ya vamos estupendas.

Minivestido skater lacancia, Asos maternity 20,99 € rebajado de 46,95 €
Sandalias tacón multitiras plateadas, Zara 39,95 €
Bolso satinado, Mango 19,99 €
Pendientes grandes, H&M 12,99 €



Rosas, rojos y dorado.

Un vestido con un punto bohemio y romántico, en la web de H&M dice que es rosa, sin embargo yo lo veo malva, supongo que serán cosas de las pantallas de ordenador. Para elevar un poco al vestido y hacerlo apto para un evento de postín lo podemos combinar con unos pendientes de piedras facetadas que capten y desprendan luz, un bolso con un punto original -este es como los bolsos red de abuelailla que va al colmado pero en clave noche-. Unas sandalias de satén que nos den otro punto de contraste con el vestido y listas para ser las más mejores del evento.


MAMA vestido de lactancia, H&M 34,99 € rebajado de 49,99 € -tallas desde la XS hasta la XL-
Clutch con diseño enrejado de media luna, Asos 38,99 €
Sandalia satinada pulsera, Mango 29,99 € -tacón de 8 cm-
Pendientes facetados, Mango 9,99 €


Azules y rojos.

Soy muy fan de los bolsos originales o poco convencionales, creo que eso y unos buenos zapatos pueden hacer maravillas con casi cualquier prenda, y subir un vestido soso al olimpo de los dioses de lo fashion. Bueno pues este vestido con ese punto sesentero puede parece un poco viejuno, sin embargo con unos complementos con un color saturado lo pueden llevar a lo más alto.
El bolso tiene ese punto gracioso que hace que case igual de bien en una boda, como en una cena con las amigas, igual de bien con vaqueros como con un vestido negro y unas cuñas de esparto.


MAMA vestido de lactancia, H&M 34,99 € rebajado de 59,99 € -tallas desde la XS hasta la XL-
Clutch cuadrado con adornos y estampado Mr & Mrs de Amelia Rose, Asos 62,99 €
Triple pulsera rosa, Bimba y Lola 28 € rebajada de 35 €
Pendientes con borlas, H&M 7,99 € rebajados de 9,99 €


En clave de rosa.

El mismo vestido que yo veía malva pero en rosa claro -este sí lo veo rosa-. La ecuación es la misma, unos pendientes que atraigan las miradas a la cara, así el vestido pasa un poco a segundo plano, vamos que unos complementos potentes hacen que una camiseta blanca y unos vaqueros rotos sean lo más de lo más, como podemos ver en el streen style más puntero.


MAMA vestido de lactancia, H&M 34,99 € rebajado de 49,99 € -tallas desde la XS hasta la XL-
Sandalia metalizada tacón, Mango 29,99 -tacón de 6,5 cm-
Caja rayas multicolor, Zara 29,95 €
Pendientes grandes, H&M 12,99 €





Intercambio de complementos.

Para que veáis que soy buena, he intentado que los complementos sean intercambiables, es decir, que te puedas poner el bolso de uno de los estilismos con el vestido de otro, los zapatos de otro, y hacer tu propia combinación, así podéis personalizar el look, y lo más importante, reutilizarlo para otros eventos.






MAMA vestido de lactancia, H&M 34,99 € rebajado de 49,99 € -tallas desde la XS hasta la XL-
Sandalia metalizada tacón, Mango 29,99 -tacón de 6,5 cm-
Caja rayas multicolor, Zara 29,95 €
Pendientes con borlas, H&M 7,99 € rebajados de 9,99 €



Dorado para la noche.

Parece todo muy bonito pero para eventos de noche, de estos que necesitas quitar el hipo, pues chicas, para esos eventos no hay vestidos para dar el pecho, así que lo dicho, un vestido cruzado que nos permita acceder fácilmente a los pechos y muchas ganas de pasarlo bien.
Este vestido dorado tiene el cruzado mágico, y además al ser dorado le da un punto muy de vestido de fiesta, y claro, necesitamos muy poco para ir perfectas. Cualquier complemento que he utilizado anteriormente le iría bien, pero una es un poco maximalista a veces y me gusta con granate que le da un punto al viejo Hollywood que queda muy bien.


Vestido largo satinado, Mango 79,99 € -tallas de la XS hasta la XL-
Caja rayas multicolor, Zara 29,95 €
Pendientes grandes, H&M 12,99 
Sandalia satinada pulsera, Mango 29,99 € -tacón de 8 cm-

Bueno pues con esto y un bizcocho hasta la semana que viene, que creo que no me dará la vida para hacer otro post durante este fin de semana. Mientras tanto pasadlo bien por mí.